3. EL TELETEXTO

Al comienzo de la década de 1970, el Direc­tor de Ingeniería de la BBC, Sir James Red­mont, pidió al jefe de Investigación de Inge­niería de la entidad, Peter Rainger, que desa­rrollara un sistema para «transmitir subtítulos que ayudaran a los sordos a disfrutar de los programas de televisión».

El problema técnico radicaba en «encontrar una forma de añadir subtítulos o mensajes cerrados sin que ello afectara a la imagen destinada a la gene­ralidad de la audiencia». Se observó que, a través de líneas no utilizadas de los canales de televisión, podrían emitirse los datos digi­tales a toda la audiencia de la televisión. Al mismo tiempo que la BBC investigaba estas innovaciones, los ingenieros de IBA trabaja­ban de forma independiente en los mismos problemas.

El teletexto es un servicio de información  en forma de texto que permite recibir información escrita y gráficos sencillos a través del televisor doméstico o de un videoterminal y que se emite junto con la señal de televisión. No tiene carácter interactivo, solamente es receptor. Necesita televisores adecuados para acceder al servicio; la mayor parte de televisores que se venden desde el año 1990 incorporan este sistema.

La señal de televisión esta formada por líneas agrupadas en campos y cuadros. Cada cuadro (la equivalencia a lo que en cine es un fotograma) tiene dos campos y cada campo esta compuesto por un número concreto de líneas, este número depende de sistema de televisión empleado. Cada línea incorpora la información de luz y de color, luminancia y crominancia , y los sincronismos necesarios para su posterior presentación en el receptor de TV, estos sincronismos se llaman sincronismo horizontal y salva de color. Los campos, par e impar que forman un cuadro, tienen también su sistema de sincronismos, estos reciben el nombre de sincronismo vertical.

Este sincronismo está formado por los pulsos de igualación, anteriores y posteriores, pulsos de sincronismos y líneas de recuperación. Estas últimas líneas no llevan información de imagen, están vacías, ya que el tiempo de duración de las mismas era utilizado para la estabilización de los circuitos de deflexión vertical que la tecnología existente en el momento de la definición de la señal de televisión (válvula termoiónica) precisaba de mucho tiempo para su estabilidad en la recuperación de la oscilación.

Las nuevas tecnologías de estado sólido han dejado sin motivo estas líneas del sincronismo vertical que se han aprovechado para la transmisión de otras informaciones y servicios, como las señales VIT (VITS) y el teletexto que emplea un sistema de codificación digital. De este modo, los receptores no preparados simplemente ignoran estas líneas, y los preparados pueden captar esta señal sin afectar a la calidad de la imagen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s